Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 marzo 2007


serra1.jpgQué maravilla observar la serie de esculturas de Richard Serra titulada La materia del tiempo. Alojadas en una espectacular sala del Guggenheim de Bilbao, donde esas inmensas creaciones viven bajo las miradas y los paseos de los visitantes.

Nadie puede quedar indiferente cuando se encuentra entre el mareo y el vértigo paseando entre las paredes de la elipse o de la serpiente. El movimiento del espacio moldeado provoca cierta claustrofobia. Las formas imposibles desconciertan y atraen magnéticamente.

Una vez recorridos sus pasillos, desde los pisos superiores, cuando uno casi ha olvidado la obra, de pronto vuelve a encontrarse con ella desde una nueva perspectiva: desde arriba se puede contemplar la serie completa y componer en una sóla imagen lo que antes parecía un bosque de gigantes sucesivos.

Anuncios

Read Full Post »


“Retirado en la paz de estos desiertos,
con pocos pero doctos libros juntos
vivo en conversación con los difuntos
y escucho con mis ojos a los muertos.

Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
o enmiendan o fecundan mis asuntos
y en músicos callados contrapuntos
al sueño de la vida hablan despiertos…”

Francisco de Quevedo y Villegas.

Read Full Post »


Patrick Süskind se lamenta en la página ciento veinte del libro en que leo, de que nuestra lengua no sirve para describir el mundo de los olores.

Quizá es que los hombres no sirven para ese mundo de los olores y por eso no han inventado palabras. El olor tiene poco recuerdo. Poco espacio de la mente lo ocupan los olores. Sólo los que evocan algo intensa y básicamente. Vivimos como si no existieran.

El olfato es un sentido cojo, manco, mutilado. De eso se da uno cuenta si lo piensa. O mientras lee El perfume y siente envidia de Grenouille. Aunque sea un asesino…

Yo recuerdo el olor de las panaderías, del tabaco con enebro, de los cirios, pero lástima: no puedo describirlos. Usaría palabras como calor, ternura o hambre. Y no son palabras de olores sino de temperatura, de amor o de estómago.

Los olores son más sutiles que las imágenes, que los sonidos, que los sabores, que los contactos. Y por eso hay que usar comparaciones pequeñas para cogerlos vagamente (o intentarlo).

Read Full Post »


Una peruana me presenta a un poeta argetino en Zürich. Me lo presenta en su pequeña librería latinoamericana frecuentada por estudiantes. El poeta se llama Roberto Juarroz. Ella María. Me mira con desconfianza cuando le digo que me gusta Benedetti y me hace un gesto cómplice como quien dice: hay algo que te puede gustar de la misma forma, o quizá más. Y entonces me presenta a Juarroz que al principio me parece algo descarnado y áspero. Luego entiendo que es quizá con esa aparente falta de fluidez como encuentra las palabras y las frases. En esa búsqueda que se respira, en ese cansancio por descubrir el lenguaje está parte de su poesía.

Juarroz llama a toda su obra Poesía vertical.

Un poema:

25
Hemos amado juntos tantas cosas
que es difícil amarlas separados.
Parece que se hubieran alejado de pronto
o que el amor fuera una hormiga
escalando los declives del cielo.

Hemos vivido juntos tanto abismo
que sin ti todo parece superficie,
órbita de simulacros que resbalan,
tensión sin extensiones,
vigilancia de cuerpos sin presencia.

Hemos andado tanto sin movernos
que los viajes ahora se descuelgan
como abrigos inútiles.
Movimiento y quietud se han desunido
como grados de dos temperaturas.

Hemos perdido juntos tanta nada
que el hábito persiste y se da vuelta
y ahora todo es ganancia de la nada.
El tiempo se convierte en antitiempo
porque ya no lo piensas.

Hemos callado y hablado tanto juntos
que hasta callar y hablar son dos traiciones,
dos sustancias sin justificación,
dos substitutos.

Lo hemos buscado todo,
lo hemos hallado todo,
lo hemos dejado todo.

Únicamente no nos dieron
para encontrar el ojo de tu muerte,
aunque fuera también para dejarlo.

(a Antonio Porchia.)

ROBERTO JUARROZ

Read Full Post »


Desmayarse, atreverse, estar furioso,

áspero, tierno, liberal, esquivo,

alentado, mortal, difunto, vivo,

leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,

mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,

enojado, valiente, fugitivo,

satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,

beber veneno por licor süave,

olvidar el provecho, amar el daño;

creer que el cielo en un infierno cabe;

dar la vida y el alma a un desengaño;

esto es amor, quien lo probó lo sabe.

                             Lope Félix de Vega Carpio

Read Full Post »

Lohengrin


Ópera de Wagner de la que todos conocemos la marcha nupcial, sin embargo esconde una preciosa leyenda en su libreto y toda una teoría del amor y de la vida. La razón y los sentimientos, la incondicionalidad del amor y la traición se ponen en juego en unos personajes apasionados y en unas circunstancias dramáticas. El amor de Elsa y Lohengrin era perfectamente posible y, sin embargo, fue muerto por la curiosidad o, más bien por un mal uso de la razón.

Read Full Post »

The remaining day


hopkins.jpg

Delicada, sutil, cuidada, detallista, suave, inteligente, evocadora, tranquila, emocionante, contenida, sugerente.

Y muy cierta.

¡Qué Hopkins! Uno de sus grandes papeles es sin duda este mayordomo de Darlington Hall, aséptico, contenido, misterioso, gélido y desconcertante. ¡Y qué Emma Thompson desconcertada por él! La irritante frialdad del señor Stevens la exaspera. La indiferencia de él raya en la crueldad.

Los deseos contenidos, el amor constreñido, el “pudo ser y no fue” está magníficamente tejido mediante sutiles conversaciones en el lujoso ambiente inglés de un palacio en el periodo entreguerras donde se entremezclan historia, política y férreos pero imperceptibles lazos personales entre los personajes.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: