Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 enero 2011


Otro pedacito que se puede ver cien veces. Simplemente geniales…pitillo incluido

PLAY IT LOUD!

Anuncios

Read Full Post »


SPINOZA

Las traslúcidas manos del judío

Labran en la penumbra los cristales

Y la tarde que muere es miedo y frío

(Las tardes a las tardes son iguales.)

Las manos y el espacio de jacinto

Que palidecen en el confín del Ghetto

Casi no existen para el hombre quieto

Que está soñando un claro laberinto.

No lo turba la fama, ese reflejo

De sueños en el sueño de otro espejo,

Ni el temeroso amor a las doncellas.

Libre de la metáfora y del mito

Labra un arduo cristal: el infinito

Mapa de Aquel que es todas Sus estrellas.

 

Jorge Luis BORGES

———————————————————————-

(Soneto recitado de memoria por Jorge Luis Borges el 10 de octubre de 1973 durante una conversación sobre Baruch Spinoza)

Read Full Post »


Estoy hasta el moño de la metafísica, o mejor, de lo que los filósofos diletantes quieren que sea eso de buscar eso que no vemos y ponerle atributos de cosas que conocemos y restarle la materia, robarle el límite, abstraer como robots la forma y pensar en pequeños trozos desangrados.

Hasta el moño de no salir del viaje (necesario) de indagar en la historia, en el baúl de los que antes lo han pensado para recorrer con ellos la esencia, el ente, la causa incausada, el ser en cuanto ser y toda una sarta de términos que, pudiendo ser maravillosos –y creo firmemente que lo son-, están tremendamente lejos de ser comprendidos, esto es, sentidos, por quienes los usan. Quieren comprender con la mente algo divino a lo que su cerebro marmóreo jamás tendrá acceso. Los académicos, los eruditos, han trabajado mucho tiempo para blindarse ante la posibilidad del conocimiento porque en eso que quieren llamar Filosofía primera o metafísica, lo que rige es el amor. Y no lo saben. ¿A quién se le ocurre recomendar el amor como requisito previo para estudiar la metafísica? Y del amor se puede hablar –se debe-, pero jamás será un concepto. Y a eso que llaman metafísica, que es poesía, amor intelectual, soplo divino, se acercan con la rudeza de sus instrumentos de pensar, con sus sextantes y astrolabios mentales más o menos oxidados o a punto, según qué casos. Herramientas fantásticas que hacen funcionar impecablemente, pero hay que advertirles: no es para esto señores: están comiendo sopa con tenedor y, claro, se escurre. ¡Ja!

 Y para ello no hay que “buscar otro lenguaje” como se empeñan en decir algunos, porque sólo hay un lenguaje. Al final, claro, es el amor intelectual de Spinoza, es el nous de Anaximandro, es la mística. Y desde ese viaje se puede volver al mundo del aquí y ahora, del tiempo que nos cosume, de la historia de las historias de la metafísica, se puede ir a la crítica del capitalismo o a por el pan; a donde se quiera. Pero sin ese viaje –personal y comunitario a la vez- no se va ni a la vuelta de la esquina por muchas cátedras de metafísica que se repartan. Y para eso hay que entender que existe un pensamiento no conceptual, no secuencial, sino unitario y eterno, de una eternidad más allá de la matematización.

Y esto no es un power point, sólo es un desahogo, antes de que las garras de algunos filósofos me atrapen… y tengan que venir otros a liberarme…

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: