Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 marzo 2011


Lou Andreas Salomé, chiquita muy seria capaz de desquiciar -en el mejor sentido de la palabra- a algunas de las grandes mentes de nuestro pasado inmediato, quiso, según cuenta el biografo de Rilke, Antonio Pau, que el “joven poeta” se sometiera (¡qué mal suena este verbo en este caso) a unas sesionesn de psicoanálisis. Él explica así su rechazo en su segunda carta a von Gebsattel , fechada el 24 de Enero de 1912:
 
“Quizás sean exageradas las reservas que yo manifestara recientemente (con respecto al psicoanálisis), pero en la medida que me conozco me parece seguro que si me expulsaran mis demonios, también mis ángeles pasarían (digamos) un pequeño susto y compréndalo usted, eso es justamente lo que no puede ocurrir”  (RMR)
 
Y que nadie sospeche ni por asomo que hay una postura contra el psicoanálisis en la elección de este párrafo (me curo en salud por si las moscas o moscos…): hay un profundo amor incondicional por Rilke y ganas de compartir esta cita que siempre me ha parecido que tenía mucha miga y que me rondaba ayer tarde la cabeza durante una espléndida charla de Jorge Alemán y al hilo de algunas intervenciones de Ignacio Castro tratando de reivindicar ese “plus” de la “mala vida” que las agencias evaluadoras que nos incuban -creo que desde que el mundo es mundo aunque ahora cobren nuevas formas- se empeñan en arrebatarnos.
 
Algo de eso había en ese Rilke que protegía a capa y espada a sus queridos “demonios”. Y los llama demonios…

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: