Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7 diciembre 2015

El afilador


afilador-angel-rojo-1El afilador

Esta mañana a eso de las once y media un timbrazo me ha sacado de la cama. Señora, es el afilador, ¿tiene usted cuchillitos pa’ arreglar? Respondo “nogracias” como una autómata. Y algo en mi cerebro reptiliano ha debido de pensar que igual sí que tengo cuchillitos pero otra cosa es que tenga yo el tiempo para ponerme a revisarles el filo. Y luego bajárselos a usted al portal. Que tiene usted una profesión anacrónica y muy poquita idea de tendencias emergentes de mercado. Porque igual mis cuchillitos están hechos unos zorros, pero si algún día reparo en ello, buscaré en internet una oferta de Ikea, me traerán unos nuevos a casa, sin pasar por la tienda, sin hablar con nadie, sin comprobar los filos y los nuevos tendrán un diseño ideal, con toque hípster y todo, aunque no corten el filete, pero eso da igual.

imagesJGAI8E0N

Y tiraré mis viejos cuchillos, esos que usted cree que le voy yo a bajar al portal para que usted con su silbidito años ´60 tiruriruuuuriiiiielafiladoooooor  que me recuerda a la infancia y a los gitanos con la cabra y el pianillo los arregle. Que este barrio ya no es el de cuéntame. Que aquí no hablamos con la gente, ni arreglamos los objetos cuando se desgastan. Aquí los tiramos a la basura y reinvertimos online con nuestra Mastercard a golpe de teclado y sin dependiente al que haya que pedir nada. Google me sugerirá la oferta que mejor se adapta a mí porque sabe mucho más que yo acerca del cuchillito que me hace falta. Porque Google e Ikea tienen algoritmos, señor afilador, que parece usted del Cretácico inferior. Usted no tiene nada que hacer frente al Big Data que sabe de mí más que yo misma y tanto mejora mi vida. Y si miro un rato la página de cuchillitos y luego no me decido, el señor Big Data lo sabrá y, muy majo él, me recordará la falta que me hacen los cuchillos nuevos asaltándome en cada banner de mi pantalla. Para que no me olvide.

Afilador1

Pero mira que usted es osado importunando a la gente en casa. Que uno está muy tranquilo y si quiero yo arreglar cuchillos, ya buscaré afiladores en el 11888 ese que lo saben todo. Qué molesto llamando a todos los timbres, menudo revuelo monta. Que se te mete en casa…Porque otra cosa es que el señor algoritmo me recuerde en cada página web que he consultado casas rurales en Villabotijo de abajo y que las ofertas aún me están esperando. O que hay un pack de braguitas de mi talla, esperando para ser enviadas. Google me lo recuerda “sutilmente” en mi pantalla, en la del iPad, en el móvil y en el portátil cada vez que me conecto. Y es de agradecer, que si no me perdería todo eso. Y si bajo a hablar con usted, de cuchillos o lo que sea, pues al final se me pasa la mañana y ni actualizo mi Facebook ni retuiteo ni nada, que estoy siguiendo un hilo buenísimo con unos de Costa Rica sobre cómo montar una empresa online. Que no es que tenga yo nada que vender, pero eso ya se me ocurrirá después. Que también hay cursos online de creatividad e iniciativa empresarial y apertura de mercados para futuros emprendedores. Y está genial y además te hacen descuento en el máster de liderazgo. Con clases interactivas que no tienes ni que seguir en directo. El profe ni suda ni huele. Y encima me viene guay para el currículum.

Me pregunto si quedará alguna señora que baje con sus cuchillos y espere a que en un ratito usted se los devuelva afilados y relucientes por un par de euros. Eso es viejuno. Ni creo que pueda llegar a ser ni un poco trendy porque entre que busco los cuchillos, bajo al portal, veo que viene usted con la bicicleta esa y la maquinita de afilar en ristre y que sabe usted hacer cosas con las manos, mejor me quedo en casa jugando al Candy Crush o mejorando mi visibilidad en internet para mejorar mi cibervida social que ni huele ni suda. Pero que hay que ver cómo mola…

imagesJORYXMBY

Ahora que lo pienso…, usted podía pensar en abrir una web y ofrecer sus servicios y se pone usted a afilar online como un loco e igual amplía su mercado y le llaman para afilar cuchillos en Wisconsin. Pero claro, a ver de dónde saca usted un community manager que le gestione su target. Pfff, no lo veo, tendría que hacer un estudio de mercado, mater en imagen corporativa y diseño de logo… Lo dicho, que lo suyo es una de esas profesiones en desuso, que desaparecen, claro, porque en qué momento me iba a plantear yo bajarle los cuchillos al portal… si ahora que lo dice voy a entrar en Zara Home, en la sección de menaje, que está llena de ofertas alucinantes. En lo que tardo en bajárselos ya he hecho la compra online. Que el algoritmo me la ha puesto a güebo. Y mañana con un código que me han mandado, se lo enseño en la pantalla del móvil a la señorita de Zara y ella mete el código en su ordenador y le sale mi pedido. No tendré ni que explicarle a la chica cómo eran los cuchillos que compré. Ya ni me acuerdo. Pero a ella le salen en el numerito de registro. Y no me tendrá que dar ni las vueltas, así no tengo ni que calcular, ni sumar, ni restar -ni fiarme a ciegas de ella-. Porque ya está ciberpagado. Mira que es cómodo. Pues lo dicho, que el próximo día que venga usted, le explico todo esto por el telefonillo…si tengo un rato. Menudo domingo llevo…qué gente tan rara. La del tercero le ha bajado el jamonero y los cuchillitos de postre. Ya decía yo que es rancia… Pero rancia, rancia.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: