Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Arte’ Category

El afilador


afilador-angel-rojo-1El afilador

Esta mañana a eso de las once y media un timbrazo me ha sacado de la cama. Señora, es el afilador, ¿tiene usted cuchillitos pa’ arreglar? Respondo “nogracias” como una autómata. Y algo en mi cerebro reptiliano ha debido de pensar que igual sí que tengo cuchillitos pero otra cosa es que tenga yo el tiempo para ponerme a revisarles el filo. Y luego bajárselos a usted al portal. Que tiene usted una profesión anacrónica y muy poquita idea de tendencias emergentes de mercado. Porque igual mis cuchillitos están hechos unos zorros, pero si algún día reparo en ello, buscaré en internet una oferta de Ikea, me traerán unos nuevos a casa, sin pasar por la tienda, sin hablar con nadie, sin comprobar los filos y los nuevos tendrán un diseño ideal, con toque hípster y todo, aunque no corten el filete, pero eso da igual.

imagesJGAI8E0N

Y tiraré mis viejos cuchillos, esos que usted cree que le voy yo a bajar al portal para que usted con su silbidito años ´60 tiruriruuuuriiiiielafiladoooooor  que me recuerda a la infancia y a los gitanos con la cabra y el pianillo los arregle. Que este barrio ya no es el de cuéntame. Que aquí no hablamos con la gente, ni arreglamos los objetos cuando se desgastan. Aquí los tiramos a la basura y reinvertimos online con nuestra Mastercard a golpe de teclado y sin dependiente al que haya que pedir nada. Google me sugerirá la oferta que mejor se adapta a mí porque sabe mucho más que yo acerca del cuchillito que me hace falta. Porque Google e Ikea tienen algoritmos, señor afilador, que parece usted del Cretácico inferior. Usted no tiene nada que hacer frente al Big Data que sabe de mí más que yo misma y tanto mejora mi vida. Y si miro un rato la página de cuchillitos y luego no me decido, el señor Big Data lo sabrá y, muy majo él, me recordará la falta que me hacen los cuchillos nuevos asaltándome en cada banner de mi pantalla. Para que no me olvide.

Afilador1

Pero mira que usted es osado importunando a la gente en casa. Que uno está muy tranquilo y si quiero yo arreglar cuchillos, ya buscaré afiladores en el 11888 ese que lo saben todo. Qué molesto llamando a todos los timbres, menudo revuelo monta. Que se te mete en casa…Porque otra cosa es que el señor algoritmo me recuerde en cada página web que he consultado casas rurales en Villabotijo de abajo y que las ofertas aún me están esperando. O que hay un pack de braguitas de mi talla, esperando para ser enviadas. Google me lo recuerda “sutilmente” en mi pantalla, en la del iPad, en el móvil y en el portátil cada vez que me conecto. Y es de agradecer, que si no me perdería todo eso. Y si bajo a hablar con usted, de cuchillos o lo que sea, pues al final se me pasa la mañana y ni actualizo mi Facebook ni retuiteo ni nada, que estoy siguiendo un hilo buenísimo con unos de Costa Rica sobre cómo montar una empresa online. Que no es que tenga yo nada que vender, pero eso ya se me ocurrirá después. Que también hay cursos online de creatividad e iniciativa empresarial y apertura de mercados para futuros emprendedores. Y está genial y además te hacen descuento en el máster de liderazgo. Con clases interactivas que no tienes ni que seguir en directo. El profe ni suda ni huele. Y encima me viene guay para el currículum.

Me pregunto si quedará alguna señora que baje con sus cuchillos y espere a que en un ratito usted se los devuelva afilados y relucientes por un par de euros. Eso es viejuno. Ni creo que pueda llegar a ser ni un poco trendy porque entre que busco los cuchillos, bajo al portal, veo que viene usted con la bicicleta esa y la maquinita de afilar en ristre y que sabe usted hacer cosas con las manos, mejor me quedo en casa jugando al Candy Crush o mejorando mi visibilidad en internet para mejorar mi cibervida social que ni huele ni suda. Pero que hay que ver cómo mola…

imagesJORYXMBY

Ahora que lo pienso…, usted podía pensar en abrir una web y ofrecer sus servicios y se pone usted a afilar online como un loco e igual amplía su mercado y le llaman para afilar cuchillos en Wisconsin. Pero claro, a ver de dónde saca usted un community manager que le gestione su target. Pfff, no lo veo, tendría que hacer un estudio de mercado, mater en imagen corporativa y diseño de logo… Lo dicho, que lo suyo es una de esas profesiones en desuso, que desaparecen, claro, porque en qué momento me iba a plantear yo bajarle los cuchillos al portal… si ahora que lo dice voy a entrar en Zara Home, en la sección de menaje, que está llena de ofertas alucinantes. En lo que tardo en bajárselos ya he hecho la compra online. Que el algoritmo me la ha puesto a güebo. Y mañana con un código que me han mandado, se lo enseño en la pantalla del móvil a la señorita de Zara y ella mete el código en su ordenador y le sale mi pedido. No tendré ni que explicarle a la chica cómo eran los cuchillos que compré. Ya ni me acuerdo. Pero a ella le salen en el numerito de registro. Y no me tendrá que dar ni las vueltas, así no tengo ni que calcular, ni sumar, ni restar -ni fiarme a ciegas de ella-. Porque ya está ciberpagado. Mira que es cómodo. Pues lo dicho, que el próximo día que venga usted, le explico todo esto por el telefonillo…si tengo un rato. Menudo domingo llevo…qué gente tan rara. La del tercero le ha bajado el jamonero y los cuchillitos de postre. Ya decía yo que es rancia… Pero rancia, rancia.

Anuncios

Read Full Post »


Del album “Far finta di essere sani”, esta enloquecedora delicia del milanés. De aquel que contaba lo de “Qualcuno era comunista”. Genial. Escuchen. ¡Que parezca que estamos sanos!

Ho visto un uomo matto è impressionante come possa fare effetto un uomo solo, dimenticato, abbandonato dietro le sbarre sempre chiuse di un cancello.
Noi fuori dal cancello noi che siamo normali, noi possiamo far tutto noi che abbiamo la fortuna di esser sani noi ragioniamo senza perdere la calma col controllo di noi stessi, senza orribili visioni.
Noi siamo sani, noi siamo sani noi siamo fuori dai problemi della psiche sempre in pace col cervello e con i nostri sentimenti così normali, i nostri gesti equilibrati non danneggiano nessuno, sempre lucidi e coscienti.
Noi siamo sani, noi siamo sani, noi siamo normali noi che sappiamo di contare sul cervello siamo sicuri, siamo forti, siamo interi e noi dall’altra parte del cancello.
Un uomo, lo sguardo fisso un uomo solo alla ricerca di se stesso un uomo a pezzi, così impaurito, così bloccato dietro le sbarre sempre chiuse di un cancello.
Noi fuori dal cancello noi che siamo normali, noi possiamo far tutto noi che abbiamo la fortuna di esser sani possiamo avere un buon lavoro, una famiglia sempre unita, un’esistenza piena di rapporti umani.
Noi siamo sani, noi siamo sani, noi siamo normali noi che abbiamo gli strumenti per poterci realizzare con un titolo di studio si può viaggiare, si può avere il passaporto, la patente il porto d’armi e la domenica allo stadio.
Noi siamo sani, noi siamo sani, noi siamo normali noi che sappiamo di contare sul cervello noi prepariamo i nostri figli per domani e noi da quale parte del cancello da quale parte del cancello.
Siamo proprio normali, noi possiamo far tutto noi che abbiamo la fortuna di esser sani noi ragioniamo senza perdere la calma col controllo di noi stessi senza orribili visioni.
Noi siamo sani, sì, noi siamo sani noi siamo fuori dai problemi della psiche sempre in pace col cervello e con i nostri sentimenti così normali, i nostri gesti equilibrati non danneggiano nessuno, sempre lucidi e coscienti.
Noi siamo sani, noi siamo sani, noi siamo normali noi che sappiamo di contare sul cervello noi prepariamo i nostri figli per domani e noi da quale parte del cancello da quale parte del cancello.
Siamo proprio normali, noi possiamo far tutto noi che abbiamo la fortuna di esser sani possiamo avere un buon lavoro, una famiglia sempre unita, un’esistenza piena di rapporti umani.
Noi siamo sani, noi siamo sani, noi siamo sani, noi siamo sani, noi siamo sani…

Read Full Post »


Fumadora empedernida, premio Nobel, polaca: ha muerto en casa, tranquila, mientras dormía.

Dejo este poema que leo recurrentemente desde que cayó en mis manos.

Gracias, señora. Gracias siempre.

AQUÍ

No sé cómo será en otras partes

pero aquí en la Tierra hay bastante de todo.

Aquí se fabrican sillas y tristezas,

tijeras, violines, ternura, transistores,

diques, bromas, tazas.

Puede que en otro sitio haya más de todo,

pero por algún motivo no hay pinturas,

cinescopios, empanadillas, pañuelos para las lagrimas.

Aquí hay un sinfín de lugares con sus alrededores.

Algunos te pueden gustar especialmente,

puedes llamarlos a tu manera,

y librarlos del mal.

Puede que en otro sitio haya lugares así,

aunque nadie los encuentra bonitos.

Quizá como en ningún sitio, o en pocos sitios,

aquí tengas un torso separado

y con él los instrumentos necesarios

para añadir los propios a los niños de otros.

Y además brazos, piernas y una cabeza sorprendida.

La ignorancia tiene aquí mucho trabajo,

todo el tiempo cuenta, compara, mide,

saca de ello conclusiones y raíces cuadradas.

Ya, ya sé lo que estás pensando.

Aquí no hay nada duradero,

porque desde siempre hasta siempre está en manos de los elementos.

Pero date cuenta: los elementos se cansan rápido

y a veces tienen que descansar mucho hasta la próxima vez.

Y sé qué más estás pensando.

Guerras, guerras, guerras.

Pero incluso entre las guerras a veces hay pausas.

Firmes -la gente es maña.

Descansen -la gente es buena.

A la voz de firmes se produce devastación.

A la voz de descansen se construyen casas sin descanso

y rápidamente se habitan.

La vida en la tierra sale bastante barata.

Por los sueños, por ejemplo, no se paga ni un céntimo.

Por las ilusiones, sólo cuando se pierden.

Por poseer un cuerpo se paga con el cuerpo.

Y por si eso fuera poco,

giras sin billete en un carrusel de planetas

y junto a éste, de gorra, en un torbellino de galaxias,

en unos tiempos tan vertiginosos

que nada aquí en la Tierra llega ni siquiera a moverse.

Porque mira bien:

la mesa está donde estaba,

en la mesa una carta, colocada como estaba,

a través de la ventana un soplo solamente de aire,

y en las paredes ninguna terrorífica fisura

por la que el viento se te lleve a ninguna parte.

Wislawa Szymborska. AQUÍ.

Read Full Post »


La verdad no avisa; aparece, se manifiesta, se deja ver.

Si la busco con ansia se aleja: Si con pereza, se amohína.

Y no es caprichosa la verdad sin embargo. No se la cita, pero sí se la puede invitar.

Es un huésped exquisito que querría quedarse, pero al que la fealdad ahuyenta.

Es difícil y fácil la verdad. Como una amante sin compromiso que pide ser buscada con calma, con devoción.

No se deja apresar por los conceptos. Aunque puedo hablar de ella sin agotarla nunca, como un hermoso rostro cambiante pero eterno.

Tan pétrea como una columna de mármol y tan evanescente y fluida como vapor de agua.

Es porque es. Porque sí.

Se puede sobrevivir sin ella en una suerte de vacío desconcertante.

Quien ha habitado en ella no puede abandonar su lugar.

Madrid 7/02/2010

Ah, y dice Rilke estas palabras: “…lo que sólo se atrapa con suerte de vez en cuando y se vuelve a lanzar como un niño el balón”

Read Full Post »


Aquí va un regalito del señor Woody Allen en su deliciosa Midnight in Paris:

Para bailar dando vueltas, marearse un poco, ir más despacio, seguir dando vueltas y así sucesivamente tanto tiempo como sea necesario…

Es el BISTRO FADA- STEPHANE WREMBEL

AY!

Y otra más, esta para pararse y comprar algodón dulce en la feria…

Read Full Post »


Hoy es 17 de febrero.

El 17 de febrero de 1600, tras ocho años en la cárcel de la Inquisición -primero en Venecia y luego en Roma- Bruno, el hereje, es quemado vivo en la deliciosa plaza romana de Campo dei Fiori, infausto lugar que actualmente preside majestuoso y solemne un imponente Giordano de bronce obligado desde 1889 a mirar hacia su verdugo, el Vaticano. Demasiadas irreverencias en carne y hueso, como para permitir que las siga haciendo en bronce…

Hoy en Roma, en esa plaza de ejecuciones, estarán colocando una corona de laurel a sus pies con las iniciales SPQR.

Dejo aquí un poema vigente y lleno de sorna y  una imagen del impresionante Bruno de Ferrari tomada hace poco

Pequeña Moleskine-Roma 2010
Giordano Bruno- Roma.

 

 

ELOGIO DE LA ASNALIDAD

“Oh, asnalidad, santa sin parigual,

gustas de desplegarte en la piedad

 y sabes manejar tan hábilmente las almas,

que nunca más las esponjarán espíritu y juicio.

 

Oh, santa ignorancia, a tu rica suficiencia

no la amenazan las figuras del terror,

como el arte y el saber, envejecidos

en la contemplación de las lejanas señales celestes.

 

¿Qué aprovecha a la curiosidad el deseo de saber

cómo es la naturaleza, y si también los astros

están amasados de tierra, agua y fuego?

 

Semejantes cerebros no temen al Santo:

con las rodillas clavadas en el polvo aguardan

la llegada de Dios en el cerebro del asno.”

Read Full Post »


      Enfrente de la espléndida basílica de Santa Maria Maggiore,

en Via Liberiana,

en plena ciudad de Roma.

Allí esculpía Bernini, en su casa paterna entre 1606 y 1642. Allí fue donde el mármol se hacía carne…o algo más.

Esta maravilla preside una inmensa sala en la Galleria Borghese, observada desde todos los rincones por las miradas lujuriosas de casi todos los viejos emperadores romanos que rodean el interminable salón.

Hasta el 13 de feberero la galería alberga una impresionante muestra de Lucas Cranach, el viejo. El autor del retrato de Lutero que todos tenemos en la cabeza y de esta impresionante “Melancolía” (1532),  un óleo que después volverá a Copenhague.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: